martes, 25 de octubre de 2011

Más cerca de la Era Cashless con NFC

Seguro que últimamente oís hablar mucho sobre la tecnología NFC y os preguntáis qué es y para qué sirve, así que os explicaré de manera simple lo que debéis saber sobre este protocolo de comunicación.

NFC son las siglas en inglés de Near Field Comunication, tecnología creada en 2002 para la comunicación inalámbrica, de corto alcance y alta frecuencia, que permite el intercambio de datos entre dispositivos situados a menos de 20cm y con tiempos de conexión inferiores a 0.2 segundos.

Los dispositivos que podemos conectar mediante NFC con solo acercarlos van desde otros teléfonos, un terminal TPV, etiquetas, sistemas de control de acceso, etc.

La experiencia de más utilidad en el día a día del usuario de NFC es la de hacer pagos a través de su móvil. En países como Japón o Corea ya llevan años utilizando NFC pero en Europa y EEUU su implantación está siendo mucho más lenta.

Cabe destacar un proyecto pionero en Europa llevado a cabo por Telefónica, La Caixa y Visa en la localidad de Sitges. Llamado Mobile Shopping Sitges 2010, en este proyecto participaron 1500 usuarios y 500 comercios y permite a los compradores el pago con NFC en tiendas, restaurantes o bares. Según Telefónica, el pago por móvil podría implantarse de forma masiva en España en un período entre 3 y 5 años. De hecho, esta operadora está llevando a cabo otro proyecto similar llamado Distrito NFC para los 12.500 empleados que trabajan en el Distrito C, la ciudad empresarial que Telefónica tiene a las afueras de Madrid y que además de realizar pagos también podrán utilizar el móvil para acceder al distrito.

Pero la iniciativa que ha dado más que hablar recientemente es la estrenada el pasado mes por Google, el Google Wallet, que permite realizar pagos a los clientes de la operadora Sprint, con Nexus S y clientes de CitiBank / MasterCard.

Después de esto, la pregunta que todos os estaréis haciendo es: ¿Qué necesitaré para poder empezar a utilizar NFC como método de pago?

Pues necesitarás un smartphone que disponga de tecnología NFC (a nivel de hardware y software), que tu operador te facilite una tarjeta SIM preparada para funcionar con NFC y que integre los datos bancarios, y activar la app correspondiente cuando se vaya a utilizar el monedero (Ej. “monedero digital").

La segunda pregunta que os estaréis haciendo es: ¿Qué pasa si pierdo mi teléfono? Pues es tan seguro o más que tus tarjetas de crédito ya que en tu móvil tienes un pin, un código de desbloqueo y además puedes activar una clave adicional para cantidades elevadas, por ejemplo.

Pero no nos quedemos solo con el NFC como sistema de pago. Son muchas las utilidades de esta tecnología. Otro ejemplo es la lectura de información de etiquetas RFID que pueden ser colocadas en edificios, folletos, material publicitario, ropa o museos.

Esperamos no tardar demasiado en poder utilizar todas estas aplicaciones en nuestro día a día a pesar de que algunos fabricantes como Apple siguen sin incluir NFC en sus nuevos terminales. Por otro lado, Nokia está lanzando juegos que utilizan NFC y BlackBerry, por su parte, ha presentado bastantes dispositivos que sí que disponen de NFC. Así que solo falta que los proveedores de servicios, operadoras y bancos se pongan de acuerdo.